NUESTRA HISTORIA

SMART Recovery se creó en 1994 en EE.UU. para satisfacer la creciente demanda de los profesionales de la salud y sus pacientes de una alternativa laica y con base científica al extendido programa de recuperación de adicciones de los 12 pasos.

Tal fue su popularidad que SMART Recovery pasó de 42 reuniones de grupo al principio a más de 2000 sólo en Norteamérica en la actualidad y ahora prolifera en todo el mundo en 23 países y contando. El rápido ritmo de crecimiento, especialmente en esta década, es la razón principal por la que se estableció SMART Recovery International en 2018.

HITOS INTERNACIONALES

1998 – Se lanzan las primeras reuniones del predecesor en el Reino Unido en la prisión escocesa de Inverness. Este programa fue tan bien recibido que eventualmente los internos estaban siendo entrenados para facilitar las reuniones, y luego los oficiales correccionales necesitaron entrenamiento para aprender como SMART estaba transformando la cultura de la prisión.

1999 – Lanzamiento de las reuniones SMART en las provincias canadienses de Alberta, Columbia Británica y Ontario. Con más de 100 reuniones de grupo semanales, es decir, más de 5.000 al año, Columbia Británica es actualmente la provincia del país con más reuniones.

2003 – Los materiales de SMART se traducen al Portugués, Ruso y Español.

2004 – Se introduce SMART en el Hospital St. Vincent de Sydney, Australia, para tratar a pacientes con trastorno por consumo de alcohol. Este hospital ayudó a poner en marcha 38 reuniones en el país en 2004-2005.

2005 – Se firma un acuerdo de licencia para establecer la primera oficina nacional fuera de EE.UU.: SMART Recovery UK. Esta organización se registró como organización benéfica al año siguiente en Escocia.

Se firma un acuerdo de licencia con el gobierno vietnamita para utilizar SMART Recovery en centros penitenciarios, donde se establecen grupos y se traducen al vietnamita el Manual del participante y el Manual del facilitador de SMART.

2007 – Se forma SMART Recovery Australia, ampliando el enfoque de las reuniones para incluir alcohol, drogas y conductas adictivas dañinas.

Se crea SMART Recovery en el Reino Unido para supervisar las reuniones y el crecimiento en Inglaterra, Irlanda del Norte, Escocia y Gales.

Junto con SMART Recovery en EE.UU., Australia y el Reino Unido liderarían la iniciativa de crear SMART Recovery International.

2009 – El Manual del Participante se traduce al Farsi y al Chino Mandarín.

2010 – Los grupos de Recuperación SMART se reúnen en 10 países – Australia, Canadá, Irán, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Suecia, Reino Unido, EE.UU., Uzbekistán y Vietnam – con planes en marcha para lanzar grupos en Rusia.

2013 – El número total de grupos SMART que se reúnen semanalmente en todo el mundo se cruza con 1.000 hitos, lo que aumenta el número de reuniones anuales a 52.000.

2016 – El número total de grupos que se reúnen semanalmente supera los 2.000, es decir, más de 1.00.000 al año.

2017 – El número de grupos que se reúnen fuera de los EE.UU. aumenta en más de 200 hasta 1.115 a finales de año, lo que eleva el total mundial a más de 2500 o más de 130.000 reuniones de grupo al año.

2018 – Se forma SMART Recovery International y 3.000 grupos se reúnen en 23 países, con lo que el número total de reuniones anuales supera la marca de 150.000.

2020 – Se desarrolla la infraestructura de reunione Online en Español para superar los retos de la pandemia de COVID-19. Se crean grupos locales, nacionales en EE.UU, e internacionales.

2022 – Se inician los trabajos para crear SMART Recovery Español, infraestructura que aglutina los recursos en Español para dar servicio a las futuras organizaciones nacionales de la Hispanosfera, y para facilitar la introducción de SMART Recovery en los paises hispanohablantes.

2024 – Nace SMART Recovery España con el objetivo de crear la infraestructura necesaria en España para ofrecer reuniones tanto presenciales como online, traducir materiales, formar facilitador@s, promocionar y dar visibilidad a el programa, hacerlo accesible a toda persona que pueda beneficiarse de el, y colaborar en la investigación.

Reconocido por múltiples organismos a nivel internacional